El economista indignado

Posted on

Quizás sea uno de los economista que más claro habla sobre la actual situación económica. Unas veces con gráficos y exposiciones de un nivel económico explícito, y otras, poniendo el dardo en la palabra y llamando a las cosas como son.

Se tiene claro que el capitalismo es una forma de orden social que resulta de la libertad económica en la disposición de la propiedad privada sobre el capital como herramienta de producción. Como toda esta parafernalia depende de los beneficios empresariales privados, el resto de los millones de individuos que no poseemos actividad empresarial estamos a merced de estos tiburones económicos.

Está tan bien montado que muchas veces decimos que esta crisis servirá para que las generaciones futuras aprendan de los errores y eso es una gran mentira porque nuestro horizonte vital suele ser de unos 75 años de vida. Nuestros nietos probablemente no habrán vivido esta gran depresión capitalista como sucedió a los que no vivieron ni sintieron las de los años 80 o la de mediados de los 90.

Una vez que la rueda del capitalismo vuelva a generar bonanza, beneficios, empleo, etc, la memoria humana olvida rápidamente y es selectiva por lo que, como comenté anteriormente, las futuras generaciones volverán a cometer los mismos errores y se caerá en esos ciclos de recesión capitalista grave. Es la ambición del ser humano la que origina este orden social. El “cuanto más tengo más quiero”.

Y aquí es donde viene el video que a continuación se podrá ver. Que es responsabilidad de las generaciones actuales convertir este sistema corrupto en un orden social cuyo nombre da igual como sea pero que tenga como punto de partido el equilibrio en el reparto de la riqueza, la intervención del Estado como garante de la estabilidad económica interviniendo en y por la sociedad y ajusticiando con toda garantía a todos los corruptos que naveguen por el mundo.

¿Y los bancos y cajas? ¿Y los políticos? ¿Qué y quiénes son las agencias de rating o solvencia económica? A las dos primeras preguntas la respuesta es obvia. Que los segundos se dejen de convertir en una mafía que todo lo impregna, en este caso, también a los de la primera pregunta. Entre ellos se retroalimentan porque en los bancos hay políticos y en la política hay bancos. A la tercera es fácil. A esos señores presuntamente independientes que defienden los intereses de lobbies e inversores financieros había que arrestarlos, juzgarlos y condenarlos por crímenes contra la humanidad.

Pues así estamos, en una España tercemundista donde los indices de corrupción política son de los más altos de la UE. Un país donde, debido al órdago independentista de Mas en Catalunya, se está hablando seriamente del modelo de Estado que se quiere. Se empieza a tocar los pilares fundamentales del Estado como son la Constitución, la Monarquía y la política, que están “tocados” y muy cuestionados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s