Promenade des Anglais

Posted on

El Promenade des anglais, el paseo de los ingleses, es conocido en el mundo del ciclismo por ser el lugar donde finaliza la Paris-Niza. Y que mejor definición que ésta para describir un tour que ha tenido en los ingleses a los grandes dominadores de la prueba.
Ha sido el triunfo de un equipo, el Sky, creado con vistas a hacer de los británicos los dominadores de la ruta, siguiendo el modelo que les convirtió en los dominadores absolutos de la pista. Un equipo moderno en el uso de tecnología y métodos de entrenamientos, pero a la vez respetuosos con la tradición ciclista de no solo centrarse exclusivamente en el tour como hacen los americanos.

Por primera vez un británico ha ganado el Tour, Bradley Wiggins, un ex-pistard, que en cuatro años ha pasado de ser campeón olímpico de persecución en Pekín 2008 a ganar la prueba ciclista más importante del mundo.
Una evolución asombrosa, no tanto como se pudiera pensar, ya que aunque se dedicaba a la pista participaba en las pruebas de fondo del velódromo, las persecuciones y las puntuaciones para las cuales necesitas tener fondo. Su clave ha sido, al igual que sucedió con Indurain, amoldar su cuerpo a los puertos de montaña, superándolos a ritmo uniforme y no entrando en cambios de ritmo que le hubieran hecho reventar.
Este estilo, no espectacular, pero sí efectivo y desde luego, el que le lleva a dar su mejor rendimiento, le ha erigido en el rey del tour y del año 2012. Una temporada de un dominio casi absoluto y relativamente tranquilo. Paris-Niza, Tour de Romandia, Dauphine Libere y ahora el Tour le han coronado como el mejor.
Se ha apoyado además, en un superequipo, el Sky, que ha llevado la carrera al límite del ciclista, con lo que limitaba mucho los ataques y los cambios de ritmo, tan peligrosos para su líder.

También tuvo la gran suerte de tener en su equipo al Hombre mas fuerte de la carrera, Chris Froome, un cohete en la montaña y a no gran distancia de Wiggins en la crono.
Probablemente si Froome no hubiera corrido en el Sky, Wiggins no hubiera ganado el Tour, pero también hay que tener en cuenta, que Froome se presento en la salida sin la presión del lider, con todo el desgaste emocional y la presión que conlleva. Y eso son parámetros que Froome nunca ha sentido y que afrontar la carrera de una forma diferente y con un mayor desgaste físico y psíquico.

El otro gran protagonista ha sido Mark Cavendish, el campeón del mundo ganador de 4 etapas, que ha vuelto a demostrar que es el mejor Splinter del mundo.

Pese a todo el merito de los británicos no hay que olvidar, que el recorrido de este año era muy pobre en montaña. Me gusta la recuperación de las dos contrarreloj pero para compensar tienes que incluir varias etapas de montaña, con encadenamiento de puertos y distancias de 200-220 kms para que haya la posibilidad de que los escaladores rompan la carrera y tengan su oportunidad.
Aunque este año hubiera dado igual la ración de montaña que se hubiera puesto porque los rivales no estuvieron a la altura. No tanto por los nombres, sino por la actitud en carrera, sin ataques, buscando no se sabe muy bien qué, amagando sin dar, y no aprovechando el punto flaco de los británicos que era los descensos. Son cosas que no se entienden; en anteriores campeones, les hicieron daño sus rivales. Como Poulidor, Fuente o Chiapucci hicieron todavía más grandes a Anquetil, Merckx e Indurain.

Nos llevamos, por otro lado, grandes nombres con un futuro esplendoroso como Thibaut Pinot. El ciclista que Francia lleva esperando casi 30 años. No sé qué le deparará el futuro, pero desde luego más que ofrecer que las de jornadas de gloria, portadas en L´Equipe y las estrambóticas poses para la televisión de Thomas Voeckler; franceses sin opciones reales de pelear por el Tour. Otro nombre a tener en cuenta es Tejay Van Garderen, corredor americano, buen contrarrelojista y que pasa bien la montaña.
El que definitivamente se consagró entre los grandes fue Peter Sagan, un ciclista apto para todos los terrenos, menos de momento, para la montaña. Clase y fuerza brutal se juntan en un ciclista capaz de batir a Cavendish al sprint, a Gilbert en las clásicas y hasta a Cancellara en los cronómetros.
En lo que respecta a los nuestros y Euskaltel, hubo muy mala suerte, Samuel Sánchez tuvo que abandonar con varias fracturas y otros tres corredores más del equipo vasco también lo tuvieron que dejar.
Y destacar, por último, un ciclista que cada vez esta más hecho, Gorka Izagirre. Se salvó los muebles pero faltó una victoria que nunca se dejó de buscar.

Veremos qué nos depara la inminente Vuelta a España con grandes nombres en su lista de corredores.

Fdo: Josu Argote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s