China, un gigante con pies de barro

Posted on

Analizamos la situación geopolítica de la China actual viendo el ascenso imparable que parece demostrar su economía. Casi 1200 millones de personas viven en este basto territorio repartidas muy desigualmente. Una zona costera muy poblada y un interior casi desperdigado. Lleva casi 30 años creciendo pero esto tiene un techo y cuando llegue vendrán los problemas sociales y políticos.

Soy de la opinión de que China no se convertirá en una gran potencia mundial por una serie de razones.

China es una isla metafóricamente hablando ya que por el norte colinda con los territorios inhóspitos de Siberia y la estepa mongola (único país que ha conquistado China en la historia). Por el sudoeste viene la cordillera himalaya y por el sur tiene a Laos, Vietnam e Myanmar con mucha jungla, montañas y países muy precarios económicamente hablando. Solamente tiene agua por el este donde tiene su salida al mar. Para mover a su ejércitoc con tranquilidad, su única salida natural es el oeste por Kazajistán.

Históricamente China no ha sido un país conquistador, más bien ha cerrado muchas veces sus puertas y ha vivido de su comercio interno. De ahí que, hacia el s.XIX, los europeos en ese afán colonizador llegarán hasta sus costas con ganas de comerciar con un país sumido en una relativa pobreza. Este intenso comercio entre la europeos y las ciudades costeras tuvo dos consecuencias: aumento de la riqueza de estas zonas y, por ende, aumento de la desigualdad con el interior. Aquí surgieron fricciones importantes.

En 1949 llegaron los comunistas y después de unas batallas internas, Mao volvió a cerrar las puertas y China estuvo unida pero continuó aislada y pobre.

Cuando murió Mao, el siguiente presidente abrió las fronteras de nuevo y se volvió a la misma situación pre-Mao con continuas luchas entre la costa y el interior como si de una acordeón se tratara. Los productos baratos y el comercio consiguieron enriquecer a ciudades como Shangai pero el interior estaba en la pobreza. El gobierno sostuvó el mando fuertemente y no pasó a más las tensiones.

Así durante 30 años. La apuesta actual es desviar la riqueza de la costa hacia el interior para evitar agitaciones. Aunque tiene focos revoltosos a nivel político como Tibet, Nepal y Taiwan, al estar al borde de sus fronteras no las considera importantes a nivel económico.

Uno de sus grandes problemas es que parece un país capitalista en toda regla aunque tenga ese subterfugio comunista en la figura del partido dominante. Estos asignan créditos de forma tendenciosa y nada objetiva por lo que según unas cifras que tengo en mis manos se han malogrado unos 800.000 millones de dólares en créditos. Un tercio del PIB chino. Realmente alucinante.

Esas malas deudas están siendo gestionadas mediante índices de crecimiento altos originados por exportaciones de bajo coste. Todos los países con grandes importaciones están con ganas de comprar barato y esos ingresos generan mantener a flote esas empresas con deudas. Sin embargo, mientras más bajo fije China sus precios, menos margen hay en sus productos. La clave es si ese crecimiento es rentable para el país. Yo creo que es rentable para los bancos pero no para la economía.

Por eso, este crecimiento desmedido durante tantos años terminará ya que es insostenible y viola los principios  básicos de la economía. En algún momento, el ciclo comercial sacrificará a las empresas débiles y la escasez de mano de obra cualificada detendrá ese crecimiento. La gente ya no trabajará por cuatro duros porque reivindicará una vida más ociosa y familiar, y menos laboral.

Otra clave importantísima y peculiar es la forma de gobierno. Uno de los pilares chinos es la enorme burocracia interna. El otro es el complejo militar y de seguridad que hace cumplir la voluntad del Partido Comunista.El declive ideológico en el que deriva el partido les hace caminar sobre pies de barro.China se mantiene unida gracias al dinero, no a la ideología. Cuando deje de fluir el dinero, el tejido social se resentirá. Por lo que se lee y se deja ver, la lealtad está comprada y el estado lo sabe. El igualitarismo, altruismo y el servicio a los ciudadanos son ahora valores de otras épocas que los chinos ni creen ni practican. Si EE.UU entra en recesión China se pone a temblar ya que el nivel de importaciones americano respecto a China es vital y viceversa.

A nivel militar la armada china es débil. No dispone del poderío naval de las grandes potencias mundiales y por ello, el gasto militar ha aumentado un 11,2% respecto al año pasado.

Por tanto, el tan socorrido tema de tertulia donde se espera el apocalipsis mundial debido a la invasión china en todos los niveles, es bastante improbable. Solamente hay que esperar a que la economía le ponga en su lugar y sus corrientes históricas internas hagan el resto. Lo lleva en su ADN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s