Txeito bipolar en Sevilla

Posted on

En el hostal Feetup Sevilla

A todo cerdo le llega su San Martín dice el refrán y a Txeito le llegó su día. Ese día en el que tus amigos te montan en un autobús camino al aeropuerto y cuyo destino es desconocido.

La primera transformación fue de Juan Carlos de Borbón, monarca español que abatió a unos elefantes en Bostwana hace cosa de un mes y pico, mientras su país vive uno de los momentos económicos más delicados de su historia. La peluca parecía sacada de una foto de Bernie Eclestone, magnate de la F-1, pero sin lugar a dudas triunfó y la gente con la que nos encontrábamos interactuaba bastante con él.

La guinda la puso el himno de España que sonaba desde el iPhone de Pamuk y que fue un acierto increible. Por el aeropuerto, con la benemérita delante, y la gente incrédula ante tal puesta en escena.

Con la Duquesa de Alba en el centro histórico de Sevilla

Al día siguiente, y ya en la capital hispalense, el disfraz fue elegido a conciencia para la ocasión. Duquesa de Alba. Teníamos hasta careta de la noble pero el calor podría haber deslucido la actuación de Txeito. Exito absoluto, rotundo, total. No podíamos avanzar 100 metros sin pararnos con alguien, sacar unas fotos, grabación de videos o cualquier baile dedicado al muchedumbre. Asombroso el poder que tiene la Duquesa entre los andaluces.

El culmén del día llegó en el Sanchez Pizjuán, estadio del Sevilla F.C. Ahí tuvo que repartir unas octavillas por la grada con la foto de su marido Alfonsito. Un cachondeo espectacular y el partido ayudó bastante con goleada sevillista por 5-2 y la despedida de otro grande del fútbol: Freddy Kanoute. Parecíamos seguidores del equipo hispalense. Qué bien lo pasamos.

 

En el Sanchez Pizjuan tras acabar el partido

 

El domingo tocaba vuelta y sin disfraz pero seguíamos rememorando los “highlight” de los días anteriores en casi 48 horas brutales de fiesta, cachondeo, risas, turismo y un poco de deporte. Tiempo para todo menos para dormir a pierna suelta.

Dar las gracias a todos los colegas que han hecho posible esta despedida. Sin ellos nada habría sido igual. Previsión y espontaneidad son dos ingredientes fundamentales para una despedida y en ésta no debían de faltar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s