Carlos, el “amigo” de Pako

Posted on

Si hay tipos que dan dentera coincidirán conmigo propios y extraños en que Carlos Urquijo es el ejemplo más gráfico. Cuentan los chismes que ni en su propio partido le aprecian y se refieren a él como “el poco deseado”, aunque por cambalaches de poder dentro del PP fuera designado delegado de Gobierno de España.
Y gracias al puestito que asumió, mientras con alborozo colocaba en la mesa de su despacho un tricornio de plata regalo de un benemérito, Carlos Urquijo se ha colado en nuestras casas y nuestras televisiones con una normalidad preocupante, y en los informativos de ETB diríase que es de la plantilla. Luego se quejan de que bajan las audiencias.

Urquijo, el que presume de ascendientes, no en vano su abuelo fue alcalde de Franco en Llodio, tiene buena mano en la tele que el mismo fiscalizaba en la época Ibarretxe con maneras obsesivas y patológicas, y apuesto a que si miramos los minutos que le dedican los teleberris sale más incluso que Rodolfo Ares. Y ya es decir.

Empeñado como está en demostrar que los vascos somos lo que somos gracias a los españoles (“Si el País Vasco fuera independiente no habría dinero para pagar las pensiones”) anda de reunión en reunión, cámaras y periodistas de la cuerda mediante, desde que comenzó el año y no hay día que su imagen no se cuele en los medios.

Graduado social de formación, que es una profesión que suena a quiero y no puedo, y que pone en evidencia una vez más la mediocridad académica de nuestros dirigentes, es hombre que da dentera sin hablar, pero cuando larga se sale. “No admitiré una broma sobre la unidad de España”.

Urquijo con q (que si es con k le molesta) habla sin sonrojo de la necesidad de recortar cargos de esos que no sirven para nada en la administración y desde luego no se da por aludido.
“El PP no mantendrá estructuras clientelares para beneficiar personas próximas del partido como ha ocurrido en el pasado”. Tan ancho.

Tampoco ve la necesidad de que guardiaciviles y nacionales se vayan de esta tierra y si por él fuera, aventuro, la Ertzaintza quedaría reducida a protección de organismos oficiales y actos folklóricos.

Si en las encuestas que hacen los Gobiernos se preguntara a los ciudadanos ¿para qué vale un delegado de Gobierno? preveo que la respuesta mayoritaria sería “ni idea”, y si viviéramos en una democracia y se nos preguntara a los vascos si queremos tener un delegado de Gobierno auguro tras echar un vistazo a mi bolita mágica que masivamente la respuesta sería negativa.

Fue apodado El Breve tras ser elegido en la última época de Aznar. Esta vez me temo que va para largo y cualquier día nos lo encontraremos en la sopa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s