A un paso del cielo:Meteora

Posted on Actualizado enn

Azotea de Agios Nikolaos

Monasterio Agios Nikolaos

Quizás uno de los momentos más esperados del viaje y que nos dejará un recuerdo imborrable en nuestras memorias. Llegando a Kalambaka, un pueblecito comercial a las faldas de esas piedras inmensas coronadas por monasterios.

Este impresionante fenómeno geológico provocado por el descenso de los océanos coloca esta maravilla terrestre entre las más importantes del mundo. La llanura de Tesalia está salpicada de pequeños pueblos comerciantes y dedicados a la agricultura y ganadería. Kalambaka está a 2 kms de Kastraki, desde donde se empieza el ascenso por carretera a los monasterios que pueblan esta zona. De hecho hay una zona de monasterios cerca de Tesalónica, al norte de Grecia que es una república independiente dentro del estado griego.

Nosotros visitamos dos de ellos. Uno de monjes y otro de monjas. El primero es el de San Nicolás y es bastante fácil de acceder andando. El autobús te deja a unos 200 metros del mismo y lo primero que te llama la atención es el ascensor tan rústico pero a la vez, para ellos, moderno y que solo pueden usar los monjes. Una vez dentro, los hombres tienen que llevar pantalones largos y las mujeres falda por debajo de la rodilla, por cuestiones religiosas internas.

Panoramica de Meteora

Es todo pequeño pero muy bien ubicado y ordenado. Un monje te atiende en la tienda en la que puedes comprar libros e iconos ortodoxos y figuritas. Lo más reseñable es la diminuta capilla interior con unos frescos ortodoxos del s.XIV y XV. Se construyeron por dos motivos: para estar más cerca del creador y como resorte defensivo de las invasiones turcas y albanesas.

Después de visitar este monasterio y comprar algún librito nos dirigimos en bus al monasterio de monjas de Agia Barbara o Moni Russano. Hasta llegar a este otro vas admirando el resto de monasterios que cuelgan sobre las impresionantes piedras. La cantidad de turistas es increible pero tengo que decir que en el monasterio de San Nicolás, yendo prontito, sobre las 9h de la mañana,no había más visita que la nuestra y parejas esporádicas a parte.

Monja ortodoxa en el interior de Agia Barbara

En el de las monjas, mucho más bonito que el anterior, la gente se apilaba en la entrada para acceder al interior. Un pequeño puente colgante fue el obstáculo más difícil a pasar. Las monjas que viven aquí se dedicaban a hacer miel y podías ver la gran cantidad de paneles que tenían junto al edificio para confirmarlo. Además, licores y unas muy buenas mermeladas, y doy fe de ello, nunca mejor dicho. En Agia Barbara hay una campana al alcance de cualquiera que se hace oir por todo el valle (tanto no sé…)y otra pequeña capilla con un calor asfixiante que hacía verla de manera muy rápida. Se notaba todo muy bien cuidado y en el que me llamó la atención una monjita de temprana edad.
Compramos unas piedras en las que aparecía dibujado el monasterio y te escribían con un rotulador especial tu nombre o lo que quisieses. Era la típica bobada que costaba 2€ pero te llevabas un recuerdo.

Nuestro viaje acababa con estas dos visitas por lo comprimido del mismo pero si tienes la oportunidad de visitar los otros cuatro monasterios que hay habitados y recorrer estas serpenteantes carreteras con más tranquilidad, dos días no te los quita nadie. Y si eres escalador, aprovecha, porque las paredes de las piedras estaban plagadas de arañas humanas.

Vista desde un mirador de Kalambaka al fondo y un monasterio en primer plano

A nosotros nos esperaba una tarde de vuelta a la capital del páis y de Pericles: Atenas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s