Esas pachangas

Posted on

Cuando vuelves a un vestuario que huele a fútbol, dejas la mochila, te descambias y te pones las botas de faena. Esas que has cuidado durante 20 años con mimo y con grasa de caballo. Te quedan como un guante. Como siempre desde la última vez que las metí al armario. Y cuando saltas al césped y hueles a hierba, a caucho, a sudor, a esférico…sabes que hay FUTBOL con mayúsculas. Ese vicio inconfensable. Hoy un par de golitos. Una horita de pasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s