Ahí te dejo Madrid

Posted on

Maǧrīţ (andalusí) era el nombre del asentamiento fortificado hispanomusulmán del que más tarde, por decisión de Felipe II en 1561, saldría la capital del imperio de entonces y del estado español más tarde. Madrid siempre se ha sentido imperio, villa y corte y nunca ha querido recordar su origen musulmán. Por eso, es absurda la idea de que Madrid, como comunidad autónoma que es, pueda reclamar la independencia.

Y sin embargo, en el caso de que tal fabulación pudiera suceder, nadie se tiraría de los pelos ni se escandalizaría. Es más, no pocos estarían encantados de que abandonara el estado y dejara de ser la sede de miles de organismos oficiales, en su voracidad centralizadora desde que Felipe II la eligiera sede de la corte por ser el centro peninsular.

La sola idea de que Madrid pudiera independizarse es utópica. Las Cortes generales, la Casa real, el Gobierno español y miles de instituciones y asociaciones deberían buscar otras sedes e incluso muchas de ellas desaparecerían, dejarían de tener su razón de ser. También, dejaría de ser la décima ciudad del mundo en calidad de vida, en detrimento de todas las demás ciudades del estado.

Asimismo, Madrid dejaría de ser sede central del 72 por ciento de las empresas y renunciaría a que el 50 por ciento de las 5.000 principales empresas se generan por sociedades con sede social en esa capital. Si capital de la monarquía se independizase, significaría barra libre para las demás y el reparto de beneficios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s