Mirando al cielo

Posted on

Es la nueva forma de celebración tras los goles. Manos al cielo señalando con los índices a algún ser en concreto. No sabemos si es Dios, un ser querido fallecido o automatismo por copia. Sí, porque de repente, Messi, Javi Martinez, Soldado, Kaká…y otros muchos jugadores parecen cogidos de la mano como si se hubieran reunido con alguna hermandad religiosa cristiana-católica-apostólica-romana y se hayan conjurado para reflotar la decrepitosa Iglesia como institución.

También puede ser que haya seres queridos ahí arriba y sean el centro de las dedicatorias pero claro, y si en vez de estar en los cielos, ese espíritu se encuentra junto a ti en el campo, claro, tendrías que dedicárselo con los brazos al frente como si cogieras un volante. Pero, ¿y si hubiera un jugador que de repente señalara con los brazos hacia la hierba?, como queriendo decir: “Se lo dedico a ese conocido hijoputa que murió hace poco y que no le soportaba”. Es decir, señalando a lo más fondo de la tierra, al infierno, que según el nuevo Papa no existe, son invenciones. ¡Y qué sabrá él! Igual el infierno está en el cielo.

Yo prefiero pasar de estas modas actuales en las dedicatorias y tirar de repertorio cómico. Se supone que en la mayoría de casos el gol es cosa de equipo. Que mejor que hacer una celebración conjunta como hasta hace poco hacía un equipo nórdico de categorías inferiores. Disfrutar de un gol no lo haces todos los días e inventarte algo con los compañeros durante la semana siempre crea más diversión, más equipo y más ganas de meter goles para poder enseñar la dedicatoria a los espectadores.

Cuando jugaba al fútbol de delantero la verdad es que era tal el éxtasis al meter un gol, generalmente, más éxtasis cuando más importante era que cada vez hacía algo diferente. Unas veces hacía el avión, otras levantaba el puño con el brazo en L mientras me quedaba quieto (ésta me recordaba a Jordan cuando metía algún triple) o bien me apoyaba en el banderín de corner mientras miraba al horizonte. Pero nunca dedicaba el gol a nadie porque era mi momento. Bueno, un par de veces a mi aita, por haberme seguido y acompañado durante toda mi carrera deportiva por todos los campos de fútbol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s