En un rincón de Donibane-Lohizune.

Posted on

Un paseo por el camino que bordea la larga playa que asoma a la pequeña bahía de San Juan de Luz junto al pequeño pueblecito de Ziburu, nos deja una fotografía marítima mágica.

Un pueblo diseminado por pequeñas casitas típicas de Iparralde con una calle mayor llena de tiendas de ropa, de surf, de firma y de pequeños comercios autóctonos que desemboca en la plaza donde está el ayuntamiento flanqueado por la ikurriña, la francesa y la bandera del pueblo. Buenos resturantes con el pescado y el marisco como mejores ingredientes de la carta. En otoño, un fin de semana cualquiera, como el de hace una semana, con lluvia, fresco y un ambiente desapacible.El pueblo se muestra tranquilo, sereno, como si el tiempo no pasara.

Entramos a comer a un restaurante, panadería, bocatería…que no sabría cómo definirlo. La chica habla un euskera afrancesado. Me gusta ese acento idiomático, fruto de la mezcla gala y los” iparretarrak”. Le da un estilo especial. Comemos solos mientras hablamos con la chica.

Volvemos a la playa para contemplar de nuevo esa vista junto a las casas que miran al mar. Se ven un sinfín de caminitos de madera que salen desde la casa y desembocan como ríos en el mar. Hoteles, hostales, casitas rurales y la mar en calma, esperando a que la cabalguen los amantes del surf y los bañistas más valientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s