La fuerza de Tláloc

Posted on

Dice la mitología mexicana que Tláloc,dios de los mares, aguaceros y tempestades, recibía a todos los mortales que morían víctimas de algún rayo, tempestad o ahogados por una marea, en el paraiso terrenal de Tláloc:Tlalocan.

Para producir la lluvia, Tláloc era ayudado por los tlaloques. La leyenda de los soles habla de tlaloques azules, blancos, amarillos y rojos. Provenían del Sur, del Oriente, del Poniente y del Norte respectivamente. Vivían en las cimas de las montañas y eran muchos, además de ser pequeños y deformes.

Esta semana, este querido y temible dios llegó a Bilbao y a Bizkaia para poner en vilo a miles de personas. Nadie quería irse a ese paraíso eterno pero se estuvo a punto de rozar de nuevo la tragedia y la alerta naranja mantuvo la tensión a flor de piel.

Es uno de los momentos que más temen los humanos. La ira y la brutalidad con la que la madre tierra nos llama la atención sobre quién manda en este mundo nos espanta y nos atemoriza por encima de cualquier cosa.

Viendo el otro día como bajaba ese río Nervión enfurecido, enbravecido, queriendo desbordarse de ese cauce artificial que le creó el ser humano, cientos de personas miraban atónitos durante minutos ese espectáculo natural, ese miedo a un escenario de catástrofe e indefensión. El agua incontrolada es imparable. Es lo único contra lo que no podrá nunca ganar la batalla el ser humano:la madre tierra en todas sus expresiones(agua, fuego, aire, tierra).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s